Aquellas pequeñas cosas que aprendimos en vacaciones

¿Qué tal el verano? ¿Y las vacaciones? Son las preguntas más formuladas estos días en el trabajo, en encuentros casuales, en citas familiares, en el ascensor con un vecino… Y las respuestas no dejan de ser de lo más tópicas: «muy cortas», «geniales», «ya se me han olvidado». Acto seguido, se resumen los destinos visitados: «estuvimos en…Y luego fuimos unos días a…».

Sin embargo, las vacaciones son mucho más que los sitios que hemos pisado, las playas en las que nos hemos bañado o los días tachados en el calendario. Las vacaciones (y más si son con niños)  siempre nos enseñan cosas nuevas y, por ello, acaban convirtiéndose en lecciones de vida.

Para empezar, las vacaciones nos permiten mirar el mundo con ojos de niño. Tenemos tiempo para jugar, para explorar, para preguntarnos el porqué de algunas cosas, y para sorprendernos con el origen de otras. Para recordar qué es lo importante o descubrir aquello que debería serlo. bebé vacaciones

Las vacaciones son el mejor momento para la creatividad, para las actividades artísticas e inevitablemente las físicas. Y eso incluye el momento en el que te ves enseñando a tu hijo/sobrino/hijo de amigo a tirarse de cabeza en la piscina y a montar en bicicleta. Como dirían en un conocido anuncio, esos momentos no tienen precio.

En definitiva, las vacaciones sirven para aprender o recordar que no necesitamos tantas cosas como pensamos, que todo es más sencillo de lo que parece, que cualquier sitio es bueno si están las personas adecuadas.

A todos nos da la impresión de que los niños han crecido mucho durante las vacaciones de verano y puede que sea verdad y, en general, lo hagan pero, gracias a ellos, nosotros también crecemos en el mejor de los sentidos. bebé vacaciones

Terminamos con una conversación que escuchamos el otro día y que resume ese sentimiento de haber aprovechado las vacaciones y de haber vivido esos momentos únicos.

(Niña de 5 años) -Papá, ¿Cómo se construyen puentes sobre el mar?

(Padre) -Pues se empieza por los cimientos…

(Niña de 3 años) – Pues con la pala.

¿Y vosotros? ¿Qué habéis aprendido estas vacaciones?

Madres Faro (I): Teresa Portela

El pasado domingo la piragüista Teresa Portela conseguía la medalla de bronce en los Mundiales de Milán, solo 17 meses después de dar a luz a su primera hija. La pequeña Naira aún no es consciente de ello pero su madre ha marcado un hito que servirá de ejemplo a otras muchas mujeres. Por eso hemos decidido que Teresa Portela estrene nuestra galería de «Madres Faro», aquellas que con su ejemplo iluminan a otras navegantes. Sin título

El deporte de élite, al igual que otros muchos trabajos, suele estar reñido con la maternidad. Son muchas las deportistas que aplazan el momento o renuncian a tener hijos para poder mantener el nivel que el cuerpo exige en la alta competición. Sin embargo el caso de Teresa, que con esta medalla consigue el pase para sus quintos Juegos Olímpicos, deja claro que no siempre hay que elegir entre la vida profesional o la maternidad. Ambas son compatibles, eso sí, con mucho esfuerzo.

Foto de farodevigo.es
Foto de farodevigo.es

La baja maternal de Teresa Portela apenas duró un mes y su recuperación le ha supuesto muchas horas de entrenamiento al día. Pero, tal y como reconoce la propia deportista, el equilibrio entre su vida personal y profesional ha sido una de las claves para lograr el éxito. Ahora, lo más importante es su hija pero no por ello descuida sus duros entrenamientos. Su pequeña de año y medio presenció el podio de su madre el pasado domingo en Milán y esperamos que pueda seguir disfrutando de sus éxitos por mucho tiempo.

Desde Bee Bee Babies queremos dar la enhorabuena a Teresa por su  ejemplo.

Y vosotros, ¿conocéis a más Madres Faro? Podéis contarnos en Twitter con el hastag #madresfaro

De una lactancia horrible a una lactancia maravillosa

Del 1 al 7 de agosto se celebra la Semana Internacional de la Lactancia instaurada por la OMS. Este año, Acción contra el Hambre y Madresfera ponen en marcha el «Proyecto Kwashiorkor», un maratón de posts sobre la lactancia materna que tiene como objetivo que las madres blogueras compartan sus experiencias personales con la lactancia como una manera de generar diálogo sobre el tema.

Desde Bee Bee Babies hemos querido sumarnos a esta iniciativa compartiendo nuestras experiencias personales. la de Marta, sin problemas y con un recuerdo maravilloso; la de María, que comenzó mal pero mejoró y duró 10 meses; y la de Espe, que fue una auténtica pesadilla.

LA DE MARTA: UNA LACTANCIA GENIAL

He sido madre de dos bebés y con cada uno de ellos la experiencia como madre lactante ha sido muy diferente. Yo no he tenido problemas para dar el pecho, las niñas se han enganchado al pecho desde la primera toma, la leche me sube enseguida y mis hijas han engordado como un tiro desde el principio pasando de ser bebés normales a bebés de percentil 90.

Pero eso no lo es todo, aunque lo parezca. El problema lo tuve con la primera de ellas porque tardaba entre 1:30 y 2h en comer y a la 1:30 quería engancharse de nuevo, como quería darle a demanda pues claramente se la volvía a ofrecer pero para mi como persona (que no estaba preparada para ser una vaca) fue demoledor. Encima, cuando iba a la pediatra me decía que cada 3h y 10min de cada pecho y fin, a lo mejor fui una pardilla y hubiera funcionado, lo cierto es que nunca lo probé. No estaba dispuesta a dejar a mi hija llorar el resto del tiempo y yo creía que eso no encajaba con ese bebé. Al mes o mes y medio, las tomas empezaron a distanciarse un poco y en vez de ese rato sólo estábamos 45min  a 1h, así que vimos la luz.

Con mi segunda hija, fue maravilloso… Comía en 10min en total y de un único pecho, no me daba tiempo a cambiarla, así que del otro me sacaba con el sacaleches. Y pedía más o menos a las 3h de haber empezado. No me lo podía creer, el resto del tiempo dormía y ¡¡yo tenía casi 3h para mi!! en realidad, 3h para poder estar con mi hija mayor que todavía era muy bebé. Fue una maravilla, exactamente como esas fotos de madres con bebés al pecho que parecen estar levitando.

LA DE MARÍA: LA COSA NO ES CÓMO EMPIEZA SINO CÓMO ACABA

Mi hija María, nació un 3 de agosto, con un calor infernal en Madrid. Yo siempre tuve claro que quería darle el pecho y desde el primer momento se lo ofrecía frecuente a mi bebé. Pero al parecer, no me subía la leche y en el hospital donde di a luz a nadie se le ocurrió que con el calor que hacía María se iba deshidratando poco a poco y que a lo mejor era bueno ofrecerle un biberón. Como ahora parece un sacrilegio ofrecerles biberón a nuestras hijas y yo era madre primeriza, ocurrió que tras 5 días en esas circunstancias, la niña se deshidrató y terminó en la UCI pediátrica de otro hospital.

Allí, por supuesto, le dieron un biberón a María y tras unos 15 días ingresada, con antibiótico y tomando alternativamente biberón y pecho la niña se recuperó y gracias a mi tesón ha tomado lactancia mixta hasta los 10 meses.

Mi sensación, ahora que lo veo con distancia, es que se vuelve a dar mucha importancia a los beneficios  de la lactancia materna (algo que no discuto) y, desde la teoría, las instituciones sanitarias lo promueven, pero el día a día de una madre primeriza y que por cualquier razón  no ha empezado  con buen  pie, puede ser muy difícil. Además, continuamente estuve recibiendo mensajes en dos polos opuestos: los que no entienden que le des tanta importancia y los que le dan tanta que parece que un biberón  es algo horrible…y ni tanto ni tan calvo.  Si te pasa esto, el mejor apoyo lo encontrarás en la matrona y en los grupos de postparto, en los que verás que a muchas les pasa lo mismo que a ti.

En mi caso la lactancia ha sido mixta todo el tiempo y hasta los 10 meses, momento en le que ya decidí  que no quería  seguir  dándole  el pecho porque quería  recuperar esa parte de mi cuerpo. Como en tantas cosas, estar tranquila y segura son dos aspectos fundamentales para que todo vaya bien..así que, mi consejo es: busca aquello que te ayude a sentirte así no importa si es a base de biberón , sólo lactancia o combinando ambas alternativas (estar pegadita a tu bebé, dar biberón  en algunas tomas…) y ten paciencia contigo, con tu bebé  y con todos  los que te rodean.

LA DE ESPE: MI PEOR PESADILLA

Para mí la lactancia fue la peor experiencia relacionada con la maternidad. Peor que el embarazo. Peor que el parto. Una pesadilla que me llevó al borde de la depresión postparto y casi a rechazar a mi hija.

No habíamos salido del paritorio y la niña ya me había hecho moratones alrededor de la areola. Es lo que pasa cuando te dejan a una criatura ahí encima mientras tú, recién parida, sigues dando un paseo por las nubes. Los dos días siguientes, aún en el hospital, comenzó el desastre. Las matronas y enfermeras me decían que la niña se agarraba bien y que era normal que me doliese.

No llevaba ni dos días en casa cuando aparecieron las grietas. Ese dolor es inexplicable. Cada vez que la niña tenía que engancharse, me agarraba fuerte a algo y apretaba los dientes. Se me caían las lágrimas del dolor. Era como si me clavaran agujas. La matrona del centro de salud me enseñó a usar las pezoneras y la cosa mejoró algo pero toma tras toma, las heridas se fueron abriendo. Pasé al plan B: sacaleches. Dolía menos pero una de las veces la leche salió manchada de sangre y aquella escena pudo conmigo. Además, no salía suficiente leche como para calmar el hambre de la pequeña, a la cual empezaba a rechazar. Cada vez que ella lloraba porque quería comer, yo me ponía tensa porque sabía que me haría daño. Sin darme cuenta, traspasaba todo mi nerviosismo a la pobre criatura y aquello acababa con las dos llorando a moco tendido ante la atónita mirada de mi marido que, en una ocasión acabó llorando también por  impotencia, nervios y desesperación. Un auténtico caos. Por eso paré la lactancia materna exclusiva, me compré unos parches de hidrogel y, continúe con biberón. En solo una semana, tenía la sensación de ser una mala madre (las presiones externas no son buenas…).

Una semana después, con las heridas cerradas, pude dar el pecho a mi hija sin grietas, sin pezoneras y sin dolor. No tenía el mismo volumen de leche pero continuamos con lactancia mixta durante meses. Eso sí, nunca conseguí relajarme y disfrutar de esa experiencia maravillosa que otras madres cuentan. Sin embargo, estaba convencida de que era lo mejor para mi hija. Por eso, cuando vuelva a tener un hijo, intentaré darle el pecho.

¿Te ha pasado algo similar? Puedes dejar tu experiencia aquí abajo.

Si quieres unirte a esta semana especial de promoción de la lactancia materna puedes hacerlo escribiendo un post desde tu blog. También puedes colaborar con cualquier ONG como Acción contra el Hambre que lleva a cabo proyectos de promoción de la lactancia en países donde las madres no tienen acceso a los alimentos más básicos.

 

 

Si nuestras hijas no existieran, Bee Bee Babies tampoco

Tal cual. Si Cloe, Carla, Alba, Julia y Sofía no existieran, Bee Bee Babies tampoco.

Hoy hacemos nuestro el lema del Club de las Malasmadres para reivindicar una conciliación real porque, en nuestro caso, es literal: sin nuestras hijas, nuestra empresa no existiría. De hecho, Bee Bee Babies nació cuando Marta comprobó que su hija Cloe cambió de talla varias veces en su primer mes de vida, lo que supuso dejar ropa sin estrenar o ponérsela apenas un par de veces. De ahí su idea de negocio y nuestras prendas que crecen con los bebés.

Desde un primer momento, tuvimos muy clara una premisa: en esta micro PYME los hijos nunca serían un impedimento para el desarrollo de nuestro trabajo. Y así ha sido. Hemos tenido reuniones de trabajo con las bebés lactantes, hemos planificado y tomado decisiones importantes mientras nuestras hijas pequeñas jugaban juntas, y nos hemos llevado a las niñas  “al despacho” en algunos momentos, como muestra esta foto tomada en Área 31 (el invernadero empresarial del IE, que tan buen cobijo nos ha dado).

Concilia
Reunión de trabajo con bebé de tres meses

Nuestros horarios son flexibles, y eso nos permite cumplir con todas nuestras responsabilidades familiares y laborales según nuestra propia organización diaria. En muchas ocasiones, la pequeña Carla nos acompaña a llevar los pedidos a la oficina de reparto e incluso, en eventos especiales, hemos disfrutado de la presencia de las niñas y han sido nuestras mejores embajadoras.

Concilia FIMI
Equipo Bee Bee Babies en la última edición de FIMI

Por supuesto, compatibilizar no es fácil y tenemos días en los que no llegamos a todo. Nuestras casas no son dignas de fotos de Pinterest, hay días en los que se cena pizza porque no hay nada más en la nevera, no pisamos una tienda de ropa desde hace meses y la peluquería sólo cuando las canas reclaman un tinte a gritos.

Dice el informe de las Malasmadres que cinco de cada 10 madres se han enfrentado a experiencias negativas en el trabajo por ser madres. Algunas, incluso, desde el momento de anunciar un embarazo. En Bee Bee Babies los embarazos se viven con total normalidad, hemos trabajado embarazadas de 40 semanas y ni siquiera hemos agotado la baja maternal.

conciliación
Cloe y Carla en el pop-up de Baby & Kids

Pero, por desgracia, son muchos los que piensan que una mujer embarazada no tiene la misma dedicación o que una madre de familia no es tan efectiva como una mujer soltera. Lo comprobamos hace poco, cuando preseleccionaron a Bee Bee Babies como startup para formar parte de una aceleradora empresarial. Nuestro asombro fue mayúsculo al escuchar la primera pregunta del reclutador: “Teniendo en cuenta que las tres sois madres, ¿Cómo os organizaríais para estar un año full time en este proyecto?” Dudo mucho que la pregunta hubiera sido la misma a tres hombres padres de familia. Nos fuimos con la impresión de que la ilusión, las buenas ideas, la seriedad y la responsabilidad que transmitimos en aquella entrevista no importaron. Ya habían decidido que no estábamos seleccionadas desde el momento en que hicieron la primera pregunta.

Eso es lo que tiene que cambiar. Y por eso hoy alzamos la voz y nos unimos a la campaña #CONCILIA13F. Porque la llamada “concienciación social” está en que todos y cada uno de nosotros pongamos nuestro granito de arena para lograr una solución. Como compañera de trabajo, no juzgues. Como jefa, ten empatía. Como amiga, no te compares. Como hermana, echa una mano. Como madre o suegra, no critiques.

Enhorabuena al Club de las Malasmadres por esta iniciativa. Contad con nosotras.

Espe, Mayte y Marta (equipo Bee Bee Babies)

Un paseo por las firmas más innovadoras de FIMI

¡Menudo fin de semana hemos pasado! La Feria Internacional de Moda Infantil (FIMI)  ha sido muy intensa para Bee Bee Babies porque, además de presentar la nueva colección primavera-verano, hemos podido conocer a muchas personas relacionadas con el mundo de la moda infantil, compartir experiencias, hablar de tendencias, ver pasarelas y mucho más. La verdad es que ha sido un placer poder mostrar nuestro trabajo a distintos profesionales del sector.

FIMI moda infantil
Marta mostrando cómo crecen nuestras prendas

Y como tres días de feria dan para mucho, hemos aprovechado algunos ratos para pasear y «fichar» otras marcas que nos han enamorado. Todas ellas estaban en la zona de pequeños expositores, como nosotros, y teníamos que compartirlas en el blog porque os van a encantar.

Ahí va nuestra selección de marcas chulas a las que, a partir de ahora, seguiremos la pista:

1. Belandsoph

Cuando vimos el stand que montaron justo enfrente del nuestro pensamos: «¡Qué cosas tan monísimas! ¿Cómo es posible que no conociéramos esta marca?«.  Las dos mamás que crearon esta firma de decoración infantil tienen un gusto exquisito. Edredones, cojines, láminas, alfombras… Todo lo que una habitación de bebé necesita para ser de cuento.P1060241

La ropa de cama y los peluches-sonajeros de la nueva colección de Bel and Soph son, sencillamente, ideales.

P10602422. Minicoton

Esta marca de Barcelona nació de la mano de Natalia, una mamá que dio mil vueltas para encontrar cosas monas para su bebé y quiso ponérselo fácil a las demás. Por eso creó saquitos, mantas, baberos, bolsos y otras monerías que nos encantaron. minicoton chupetero

Nos gustaron, especialmente, estos chupeteros de tela tan sencillos pero, al mismo tiempo, tan especiales. Los podéis ver aquí.minicoton chupetero

3. Melico

No sabemos si fue porque las alpargatas están de moda, o por esos estampados tan ideales, pero nos enamoramos de estas de Melico nada más verlas. P1060237

Es una firma de Barcelona pero distribuye en distintos puntos de España y en otros países.

4. Petit Sui

Y, por último, algo de ropa fresca con mucho estilo. La firma Petit Sui creada por Miriam García Calderón es una delicia para los bebés. Tonos pastel, tejidos suaves… ¡Ah! Y en la tienda online tiene bañadores ideales para esta época del año.

P1060238

Y hasta aquí nuestro paseo por las otras firmas de FIMI ¿Os han gustado?

 

¡Nos vamos de Feria!

Esta semana es muy importante para Bee Bee Babies porque… ¡Nos vamos de Feria! De viernes a domingo estaremos en FIMI, la Feria Internacional de Moda Infantil que se celebra en Madrid y en la que nos daremos cita unas 300 firmas de ropa, calzado y complementos para los más pequeños de la casa.

En el equipo de Bee Bee Babies estamos como locos con este evento porque vamos a presentar nuestra nueva colección de ropa de bebé y, como os podéis imaginar, hay muchos nervios. Además, haremos una demostración de cómo crece y se adapta nuestra ropa en vivo y en directo. (Es para estar nervioso, no???)

Esperamos que por nuestro stand pasen muchos de los profesionales que acuden a FIMI para conocer las nuevas tendencias en moda infantil, como tiendas multimarca, distribuidores internacionales, medios de comunicación o bloggers. Desgraciadamente FIMI es exclusivamente para profesionales, pero aquí os avanzamos que las prendas que componen la nueva colección son fieles a nuestra filosofía y estilo: cómodas, originales y de calidad.

FIMI moda infantil

La nueva línea de Bee Bee Babies está compuesta por bodies, pijamas, pantalones, gorritos, vestidos, coulottes, faldones de recién nacido y chándal (si os gustaron los de la primera colección, vais a enamoraros de estos, igual que nosotras). Y, como siempre, volvemos a apostar por la alegría, el color y, por supuesto, porque todas las prendas sean adaptables a dos tallas consecutivas, que es nuetsra esencia.

¿Estáis deseando verlas, eh? Aquí os dejamos otra fotito de la sesión que realizamos para el nuevo catálogo.

Ropa bebé FIMI

Prometemos fotos de FIMI y… Alguna sorpresa que prepararemos durante la Feria. De momento, os dejamos con la colección actual, que podéis comprar en nuestra tienda online.

 

 

De vacaciones con el bebé

Las vacaciones de verano están a la vuelta de la esquina y este año hay que llevar un paquete más: el bebé. ¿Qué hacemos? ¿Nos quedamos en casa y renunciamos al placer de viajar? Error. Hay muchísimas opciones de viajes con niños y montones de destinos adaptables a las necesidades y ritmos de los más pequeños de la casa.

bebe maleta vacaciones

En cualquier zona de costa es fácil encontrar hoteles preparados para viajar en familia y apartamentos para sentirse como en casa pero, si la inquietud viajera va más allá y el bolsillo lo permite, hemos preparado un repertorio de apetecibles destinos en los que pasar unas vacaciones con bebés y niños.

1. Playas de ensueño en Baleares o Canarias
Son una apuesta segura. Ambos archipiélagos están preparados para el turismo familiar y ofrecen la tranquilidad que muchos padres anhelan. Para aquellos que prefieren evitar volar con bebés, Baleares es más accesible en ferry y, una vez en las islas, moverse en coche es la opción más sencilla. Las calas de acceso a pie serán una buena prueba para la mochila portabebés. En este post de Mamás Viajeras ofrecen 10 planes posibles en Menorca, la isla de las aguas cristalinas y los atardeceres dorados. ¿A quién le apetece?

2. De relax en un crucero
Embarcarse en un crucero es una forma fácil y práctica de visitar distintos lugares con la comodidad que ofrece el régimen ‘Todo Incluido’, hasta los purés del bebé que se pueden encargar la noche anterior. Os dejamos aquí algunos consejos para viajar en crucero con bebé o niños, del experto Crucero Adicto. Con salidas desde Barcelona, hay rutas por la costa azul, las principales ciudades italianas o la isla de Malta. ¿Quién se anima a unas vacaciones en el mar?Vacaciones con bebé

3. Escocia o Suiza en caravana
El caravaning vuelve a estar de moda (si es que alguna vez dejó de estarlo) y ha vuelto para quedarse. Puede parecer hipster pero, ante todo, es una opción cómoda para llevar la casa a cuestas y perderse por los paisajes que ofrecen las tierras altas de Escocia o los pueblos suizos dignos de postal. Huir del calor y desconectar: un plan perfecto. Desde Somos Viajeros ofrecen las ventajas de viajar en caravana con niños y lo explican aquí con fotos de su viaje a Escocia. Y las chicas de Sin preparación alguna se plantaron en Suiza con sus seis hijos y a disfrutar. ¡Querer es poder!

4. Capitales imperiales
Praga o Budapest son destinos frescos en verano y gustosos todo el año. Ambas ciudades pueden resultar cómodas para quienes buscan un entorno urbano y tranquilo. Pasear es el mayor de los placeres en estas capitales y, afortunadamente, se puede hacer con el carrito del bebé. Desde Locos x los viajes eligieron este destino cuando llegó su primer hijo y lo cuentan aquí con todo detalle. ¿Fácil, no?

¿Aún estás pensando en la minicuna, los potitos, la silla de paseo o la silla del coche como impedimento a viajar con tu bebé? Pues no te pierdas las 12 cosas que ha aprendido El Pachinko viajando con bebés. La experiencia de uno de los mejores blogueros de viajes de nuestro país será de gran ayuda.

Y si ya estás decidido… Cuenta, cuenta… ¿Cuál es tu destino de vacaciones con el bebé?

Una experiencia inolvidable

Teníamos pendiente contaros cómo fue nuestro primer Pop Up Store en Madrid, una experiencia muy satisfactoria que nos sirvió para conoceros en persona y recibir vuestro feedback sobre sobre las prendas de Bee Bee Babies.Primer Pop UpPrimer pop up

Fue nuestra primera experiencia de venta offline y estamos inmensamente agradecidas a los cientos de amigos, conocidos y paseantes anónimos que os pasasteis por nuestro stand. Algunos ya sabían a lo que iban pero muchos otros se acercaban a preguntarnos «¿Cómo es posible que la ropa crezca con los bebés?». Nos dejó impresionadas el interés que despertó nuestra primera colección en el Pop Up Store Baby&Kids organizado en el Espacio Vaquería.

Ropa original bebeRopa bebé original

Así que, si os quedasteis con las ganas de tocar nuestras prendas en vivo y en directo, no os preocupéis porque este fue el primero pero no el último Pop Up al que acudiremos. Hasta entonces, nos podéis encontrar en la tienda online de Bee Bee Babies.

Os dejamos algunas fotos del evento:

Pop Up Bebé Pop Up bebe 20150425_171415

No somos Superwoman (ni queremos serlo)

Ya lo hemos dicho. Alto y claro. Negro sobre blanco. No somos Superwoman y no queremos serlo. Ni ahora, ni mañana, ni nunca.

Para llegar a esta conclusión, hemos tenido que luchar contra varios yo interiores, contra presiones de agentes externos (madres, suegras, primas, amigas…), contra las reglas de una sociedad que nos exige y nos exprime, contra las fantasías que nos intentan vender las revistas, y contra los mil y un mitos de la maternidad.Superwoman

Para la mayoría de las madres, la conciliación es un cuento chino que solo en contadas ocasiones es posible. Ya hemos descubierto que ese paradigma de vida armoniosa en la que los trabajos dentro y fuera de la casa se complementan a la perfección, es un espejismo. En la vida real, nos vemos obligadas a congelar purés, saltarnos el baño del niño, pedir pizza de manera habitual, correr para no llegar tarde al cole o pasar por delante de las pelusas del pasillo pensando: “ahí os quedáis un par de días más”.

Por si fuera poco, somos madres reales que regañamos a nuestros hijos, discutimos con nuestras parejas, nos agobiamos con las tareas del día a día, nos desesperamos cuando los niños no duermen ni hacen los deberes, que soñamos con una tarde libre para ir a la peluquería o a tomar un café con una amiga.

A menudo nos preguntamos cómo lo hacían nuestras abuelas, con cuatro o cinco niños bien criados, comida recién hecha en todo momento,la nevera siempre llena y la casa más ordenada y limpia que una patena. Y todo eso sin Internet, ni whatsapp, ni robot aspirador, ni (en muchos casos) carnet de conducir. Ellas sí eran Superwoman.

¿Y nosotras? ¿No lo somos? Es cierto que no hacemos croquetas, ni cosemos disfraces. No nos salen las trenzas de espiga ni somos capaces de quitar las manchas de zumo de naranja. Lo asumimos sin el menor sentimiento de culpabilidad. Sin embargo, nos preocupamos por los intereses culturales de nuestros hijos, porque encuentren sus espacios propios, porque sepan apreciar las pequeñas cosas, aprender de sus errores y disfrutar de su vida. Y todo lo hacemos con dedicación, creatividad, amor y mucho humor. Porque los niños también deben aprender a reírse de los cánones de perfección que nos impone la sociedad.We_Can_Do_It!

Por todo eso, también somos madres excelentes con otro tipo de superpoderes.

Entonces… ¿Seguro que no somos SuperWoman?

Cosas de madre (que dije que nunca haría)

Antes de ser madre pensaba que había ciertas ‘cosas de madre’ que nunca haría, bien por vergüenza ajena o porque recordaba con angustia cómo las hacía mi madre cuando era pequeña. ¡Qué ingenua! En solo unos meses como mamá, ya he caído en unas cuantas.

La saliva mágica es, sin duda, mi favorita. Cuando veía a mis amigas pasarse los dedos por la lengua para después restregárselos a sus hijos por la cara, pensaba: ¿Y no pueden utilizar un pañuelo o una toallita? ¡Lo que hace la inexperiencia! Mi hija no tenía ni un mes, y yo ya había desenfundado mi dedo índice para pasárselo, bien untado de saliva mágica, por la comisura del labio. ¡Horror!

Tampoco iba a chutarle jeringazos de suero ni a utilizar aspiradores nasales que parecen elementos de tortura pero… ¡Pobre de mí! Ya estoy en el nivel experto y puedo hacerlo con una sola mano si hace falta.

En el segundo puesto, otro clásico: no ponerla delante de la tele para que me deje un poco de tranquilidad. ¡Zas, en toda la boca! Puedo decir que mi hija, con seis meses, ha visto más partidos del Atleti que su madre. No sé qué tendrán las rayas de las camisetas de los jugadores o el verde del césped, pero la criatura se tumba en el sofá con su padre y no hay quien los despegue de la pantalla. A cambio, yo tengo un par de horas para un baño relajante, para abrir un libro, o ir a tomar un café con una amiga. ¡Es maravilloso!

Otra de las “cosas de madre” es salir de casa con lo que haya en el bolso del carrito. Tu cartera, tus gafas de sol y todos los objetos imprescindibles, apenas abandonarán ese bolsillo interior durante meses. Y en pleno episodio de llanto inconsolable que solo cesa en la calle, olvídate de coger el teléfono móvil o cualquier otro artículo de lujo. Yo, que siempre iba con mi bolso al fin del mundo, ahora no sé ni dónde tengo uno.

Otro fenómeno paranormal que sucede al tener hijos es el de ir de compras y mirar solo cosas para los niños. ¿Dónde han quedado aquellas tardes de probador que terminaban con tantas bolsas que necesitabas unas cervezas para reponerte?

Al menos hay una típica “cosa de madre” de la que me salvo, y es comprar la ropa dos tallas más grande para que le aguante toda la temporada. Gracias a Bee Bee Babies y su ropa de bebé adaptable a dos tallas, puedo utilizar más tiempo las prendas sin que parezca que la niña es una rapera. ¿Las habéis probado?

En definitiva, ahora que ya sé que acabaré haciendo todas las típicas “cosas de madre”, pienso en las míticas frases que, seguro saldrán de mi boca: ¡Te lo dije!, no me, no me… Que te, que te; ¿Y si tus amigos se tiran por un puente, vas tú y te tiras? Y entonces me acordaré de mi madre, de mis abuelas y de todas las mujeres que cada primer domingo de mayo se merecen un buen desayuno, un día libre y un millón de besos.

¡Feliz Día de la Madre!