Vuelta al cole: fiesta o drama

Superada la primera semana del curso. ¿Ha sido dura? Para nosotras, un poco. En estos días ya hemos tenido llantos inconsolables antes de las 9 de la mañana, una brecha en la cabeza de la mayor y un error en la escuela infantil donde le dieron un yogur a la bebé alérgica a la proteína de leche (afortunadamente, sin consecuencias graves).

¡Y esto no ha hecho más que empezar!

Nos guste o no, la vuelta al cole es ya una realidad y estos días hemos comprobado que los padres tenemos el corazón dividido: por una parte, nos da una pena terrible que se hayan terminado las vacaciones pero, por otra, estábamos deseando descansar de los pequeños y de esa intensidad que nos funde las baterías. 

Vuelta al cole

UN AUTÉNTICO DRAMA

Más allá de la tristeza que puede suponer el fin de las vacaciones de verano, o la angustia típica del primer día de cole de los peques, algunos padres hacen de la vuelta a las aulas un verdadero drama. Una cosa es que a alguno se le escape alguna lagrimilla al dejar a los peques llorando a moco tendido y otra es lo de la bloguera estadounidense que se ha hecho viral esta semana por comparar el sentimiento que tuvo al despedirse de su hija en su primer día de colegio con el que debe sentir un hijo cuando su madre le abandona en el lecho de muerte. Tremendo.

Tampoco se queda corta la reportera que convirtió la entrevista a un niño de cuatro años en un mar de lágrimas al preguntarle si echaba de menos a su mamá. El pobre, que estaba tan contento jugando con sus amiguitos, se echó a llorar entre pucheros. ¡Qué penita!

 

UNA FIESTA 

Y al margen de los dramas, encontramos a las madres y padres que necesitaban que el verano acabara y han contado los días para el inicio del cole (sin adaptación y con comedor, como debe ser). Aquellos y aquellas que estaban deseando tener cinco minutos para sus asuntos, aunque solo sea para cantar en el coche camino del trabajo.

Las Malasmadres han celebrado la vuelta al cole por todo lo alto, con champán y luciendo la camiseta del Club que lucha por desdramatizar la maternidad y vencer a los estereotipos de madre perfecta.Malasmadres

¿Y tú? ¿Eres de hacer dramas o de celebrar la vuelta al cole?

Nosotras, por ahora, la celebramos con mucho trabajo. Estamos ultimando la nueva colección (qué cosas más bonitas, madre) y, al mismo tiempo, liquidando la actual (está todo al 50% de descuento hasta el 15 de septiembre).

¡Feliz viernes! ¡Vienen dos días sin cole!

Aquellas pequeñas cosas que aprendimos en vacaciones

¿Qué tal el verano? ¿Y las vacaciones? Son las preguntas más formuladas estos días en el trabajo, en encuentros casuales, en citas familiares, en el ascensor con un vecino… Y las respuestas no dejan de ser de lo más tópicas: “muy cortas”, “geniales”, “ya se me han olvidado”. Acto seguido, se resumen los destinos visitados: “estuvimos en…Y luego fuimos unos días a…”.

Sin embargo, las vacaciones son mucho más que los sitios que hemos pisado, las playas en las que nos hemos bañado o los días tachados en el calendario. Las vacaciones (y más si son con niños)  siempre nos enseñan cosas nuevas y, por ello, acaban convirtiéndose en lecciones de vida.

Para empezar, las vacaciones nos permiten mirar el mundo con ojos de niño. Tenemos tiempo para jugar, para explorar, para preguntarnos el porqué de algunas cosas, y para sorprendernos con el origen de otras. Para recordar qué es lo importante o descubrir aquello que debería serlo. bebé vacaciones

Las vacaciones son el mejor momento para la creatividad, para las actividades artísticas e inevitablemente las físicas. Y eso incluye el momento en el que te ves enseñando a tu hijo/sobrino/hijo de amigo a tirarse de cabeza en la piscina y a montar en bicicleta. Como dirían en un conocido anuncio, esos momentos no tienen precio.

En definitiva, las vacaciones sirven para aprender o recordar que no necesitamos tantas cosas como pensamos, que todo es más sencillo de lo que parece, que cualquier sitio es bueno si están las personas adecuadas.

A todos nos da la impresión de que los niños han crecido mucho durante las vacaciones de verano y puede que sea verdad y, en general, lo hagan pero, gracias a ellos, nosotros también crecemos en el mejor de los sentidos. bebé vacaciones

Terminamos con una conversación que escuchamos el otro día y que resume ese sentimiento de haber aprovechado las vacaciones y de haber vivido esos momentos únicos.

(Niña de 5 años) -Papá, ¿Cómo se construyen puentes sobre el mar?

(Padre) -Pues se empieza por los cimientos…

(Niña de 3 años) – Pues con la pala.

¿Y vosotros? ¿Qué habéis aprendido estas vacaciones?